ESCALA FUGL MEYER: AUTOMATIZACIÓN CON KINECT

ESCALA FUGL MEYER: AUTOMATIZACIÓN CON KINECT

Automatización de la Escala Fugl Meyer.La Universidad Carlos III, la URJC y la Clínica San Vicente

Representantes de la Universidad Carlos III, la URJC y la Clínica San Vicente

 

 

AUTOMATIZACIÓN DE LA ESCALA FUGL MEYER CON KINECT

La Escala Fugl Meyer, fue la protagonista la semana pasada en nuestro centro, la Clínica San Vicente. En concreto, se realizó una prueba para la automatización de la Escala Fugl Meyer con el uso del sensor Kinect de la X-box, en pacientes que han sufrido un ictus.

 

LA URJC Y LA UNIVERSIDAD CARLOS III EN LA CLÍNCIA SAN VICENTE.

Para ello, se desplazaron a la Clínica San Vicente, el Dr. D. Roberto Cano y el Dr. D. Francisco Molina de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Del mismo modo, estuvo presente también el ingeniero D. Edwin Ocaña, de la Universidad Carlos III (UC3M) . Todos ellos estuvieron acompañados de los respectivos becarios de uno y otro centro.

La Coordinadora del Departamento de Fisioterapia de la Clínica San Vicente, Dña. Lucía Vacas, junto con parte de su equipo de fisioterapeutas, fueron los encargados de recibir y colaborar con los miembros de ambas universidades en el desarrollo de la prueba con pacientes.

La Escala Fugl Meyer es una escala específica en materia del ictus. Dicha Escala esta basada en la medición del déficit del funcionamiento. Comprende una doble vertiente de medición, desde el punto de vista sensitivo y, también, desde la perspectiva del déficit motor.

La Escala Fugl Meyer valora la severidad del déficit y describe el margen de la recuperación motora, para realziar un planteamiento y seguimiento de la evolución de los pacientes que han sufrido un ictus.

Escala Fugl Meyer:automatización con Kinect. Clínica San Vicente, Universidad Carlos III y URJC

Automatización de la Escala Fugl Meyer con Kinect

En el caso que nos ocupa, la prueba de los representantes de la Universidad Rey Juan Carlos y la Universidad Carlos III en la Clínica San Vicente, se centró en el ámbito motor, en concreto, en el miembro superior. Dada la dificultad y esfuerzo que supone para este tipo de pacientes realizar ejercicios a ese respecto, se planteó una alternativa.

La automatización mediante el sensor Kinect de la X-box trajo consigo que, el paciente, pudiera llevar a cabo ejercicios con el miembro superior a través del biofeedback.

Agradecemos a la URJC y a la Universidad Carlos III, contar con la Clínica San Vicente para llevar a cabo este tipo de interesantes pruebas e investigaciones. No ha sido la primera vez y estamos seguros que no será la última vez que los tres centros potencien esta interesante y valiosa sinergia.