La Estimulación Transcraneal de Corriente Directa (tDCS)

La Estimulación Transcraneal de Corriente Directa (tDCS)

Los alumnos del Máster de Fisioterapia para Paciente con Daño Cerebral realizaron el pasado sábado 29 y domingo 30 de mayo el Módulo de tDCS, impartido por el docente Dr. D. Julio Gómez Soriano (Fisioterapeuta y licenciado en actividad física, experto en estimulación directa transcraneal, profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha).

La Estimulación Transcraneal de Corriente Directa es una técnica de neuromodulación considerada no invasiva ni dolorosa que consiste en la aplicación de una corriente galvánica a baja intensidad sobre el cuero cabelludo del paciente. Consiguiendo así estimular ciertas áreas específicas del cerebro.

Esta estimulación produce efectos en la capacidad que tienen las neuronas de cambiar su potencial eléctrico y transmitir este cambio a través de su axón (excitabilidad neuronal) y a largo plazo, a modificar las conexiones neuronales.

Existe una amplia evidencia científica acerca de la eficiencia de esta técnica en el campo del dolor y de los trastornos motores. Es por ello, que, a pesar de haber sido inicialmente diseñada para el campo de la psiquiatría y psicología, ha ido ganado un enorme peso en el sector de la fisioterapia.

Si bien el paciente no debe realizar ninguna preparación previa para iniciar este tratamiento, es necesario que el personal que aplique la tDCS tenga una amplia formación previa que le permita conocer los protocolos específicos para la neurorrehabilitación: dosis de corriente aplicable, parámetros deseados, aspectos de seguridad, efectos adversos y contraindicaciones en el paciente.

Es aconsejable alternar la intervención de la tDCS con otro tipo de terapias fisioterapéuticas como Bobath, Perfetti, Control Motor, Estimulación Basal, entre otras.

Cada sesión con el paciente funciona de la siguiente manera: se colocan los electrodos y un dispositivo neuroestimulador, con un sistema de sujeción en la cabeza del paciente, como se puede observar en las fotos. Posteriormente, se aplica una corriente eléctrica de muy baja potencia durante el tiempo establecido según los protocolos.